El origen de Ardales como lugar de asentamiento se remonta a la prehistoria.